Cuando el enemigo es la luz

En el ámbito de la fotografía, siempre se ha dicho que la luz es la mayor aliada del fotógrafo. Y es cierto. Ya que con la luz no tenemos por qué forzar la ISO, cuanta mas luz haya mas podemos cerrar la profundidad de campo, nos es mas fácil congelar el movimiento. Y un largo etcétera.

Pero, ¿y si te digo que a veces la luz puede ser un enemigo?

En ocasiones… la luz es mala

Aunque parezca mentira, la luz en alguna ocasión puede ser perfectamente una enemiga y no una aliada. Esto se da sobre todo en las fotos que requieran una larga exposición

Supongamos que estamos haciendo senderismo y vemos la típica imagen de riachuelo o cascada. Una de las cosas que querremos hacer es la foto de efecto seda, que queda chulo. Para ello obviamente hay que poner un tiempo de exposición larga, es decir, poner por ejemplo velocidad de obturador a 1/4 (por poner un ejemplo). Tal como se sabrá, cuanto más tiempo este abierto el obturador, mas luz entra. Se puede compensar cerrando el diafragma o bajando la ISO. Pero si el tiempo de exposicion es muy grande (de varios segundos o incluso de minutos) se podrá cerrar el diafragma hasta solo un punto, o la ISO solo podrá bajarse hasta cierto punto, y aun así podría no ser suficiente para evitar que la foto se queme.

O también puede darse el caso de querer hacer foto donde la luz del sol se refleje bastante. Esto puede ser en una zona con nieve o con agua. E incluso en edificios con muchas ventanas. Dicho reflejo para la vista puede ser muy bonito, aunque para una foto es un peligro.

Para poder sacar fotos con buenos resultados, tanto en las de larga exposición y las que haya muchos reflejos (hablamos ya de niveles extremos se entiende) vienen bien los filtros para bloquear parte de la luz. Aunque coincido con mi amigo y mentor Carlos Larios en que cuanto menos filtros mejor, en ocasiones no hay mas remedio que usarlas.

Para fotografias de larga exposición vienen bien los filtros de Densidad Neutra o ND (del inglés Neutral Density). Un tipo de filtro ND bastante común es la de densidad variable, que suelen venir marcados con un valor por numero (por ejemplo ND2, ND8, ND32); cuanto mayor sea el numero, mayor cantidad de luz puede reflejar y por tanto podemos hacer fotos de mayor exposición.

Otro tipo de filtro que viene bien es el polarizador. Este tipo de filtro viene bien para hacer fotografías en entornos donde la luz se incida directamente o con mucha intensidad, como por ejemplo en un entorno nevado (donde se refleja la luz muchisimo) o a un atardecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *